Óscar Sánchez

Óscar Sánchez

Nací en el seno de una familia bastante humilde, con tradición de docentes por parte de padre y emprendedores por parte de madre.

De niño destacaba por mis habilidades sociales, me gustaba ir con gente mucho mayor que yo, era muy observador, curioso y aventurero, siempre andaba aprendiendo cosas que intentaba poner en práctica y luego mostrarlas a los demás, buscaba la excelencia y me generaba grandes expectativas con el resultado de mis aprendizajes.

Ser generoso con los demás me reportaba mucho bienestar y alegría, además de una inmensa energía; la mente creativa no me dejaba descansar "nunca veía imposibles" en donde hubiera una avance tecnológico, por allí cerca, andaba yo probando para ver en qué se podía aplicar de modo útil, y en contrapunto, podía pasar horas interminables contemplando la belleza de la naturaleza, en el mar, el campo o la montaña. Hoy reconozco que con los matices que te dan la perspectiva de los años, en esencia, no he cambiado.

Al finalizar mis estudios de economía y tras un primer intento empresarial fallido, desarrollé mi carrera profesional en la industria farmacéutica por más de 20 años, todos ellos en el área comercial y casi todos ellos dirigiendo equipos en distintas partes de la geografía. Durante esta etapa, una de las cosas que más disfruté fue la creación, gestión y formación de esos equipos, la satisfacción que reporta ayudar a las personas a desarrollarse es difícil de superar. En paralelo, utilicé mis vacaciones y ratos libres para fundar una empresa en el sector alimentario y a participar como socio en otras dos pequeñas empresas del sector servicios.

En mi caso, cuando alcanzas madurez en una materia laboral, si te gusta ayudar a otros, enseñar o emprender es imposible resistirse, y si también muestras inquietud en el aprendizaje de nuevas disciplinas siempre encuentras tiempo, pero lo más importante es que si las circunstancias te lo permiten, saborear el gran valor que supone hacer lo que te gusta no tiene precio.

Ser parte de Navitas en este momento de mi vida llena muchas de mis aspiraciones, como por ejemplo, trabajar con personas como Carlos Hinchado (fundador de Navitas for Change) que no sólo es un gran profesional, muy experimentado en su campo, sino una bellísima persona al igual que su mujer e hijos.

Además de trabajar con Carlos y el resto del equipo de Navitas, sentir que tu experiencia, conocimiento y trabajo puedan ayudar a otras personas, es como una forma de devolver a la vida lo que te enseñó.

Soy tremendamente polifacético y en mis ratos libres hago cosas de lo mas variado, es posible desde encontrarme en mi huerto o estudiando alguna disciplina nueva para mi, revisando los nuevos avances tecnológicos, haciendo deporte, paseando por la montaña, visitando a mis amigos, familia sobre todo a mi abuela que cumplirá 101 años este 2020, si Dios quiere. Eso si, en casi todos estos lugares me verás acompañado de mi inseparable cámara de fotos para recoger la belleza de esos momentos y lugares, otra de mis grandes pasiones.

Navitas for Change