Belén Chaure

Belén Chaure

Muchas personas me consideran una entusiasta de la vida. Y yo coincido con ellos. Entre otras cosas porque soy apasionada, curiosa e inquieta. Me gusta y me motiva aprender y casi siempre me encuentro metida en nuevas aventuras o aprendizajes que me hacen crecer. Me gusta aprovechar las experiencias que me motivan al máximo y reconozco que eso me nutre y me da mucha energía.

Esas características hicieron que no me conformara con lo que fue mi primera carrera profesional (estudié derecho y trabajé como asesora fiscal), porque no me motivaba suficientemente. Por eso, hace ya más de una década, decidí dar un giro a mi carrera profesional, haciéndome coach ejecutiva y emprendiendo un camino dirigido al desarrollo de personas. Desde entonces, no he parado de aprender y de afrontar nuevos retos. Desde la realización de procesos de coaching, a la creación y desarrollo de un programa para ayudar a los adolescentes a diseñar su futuro, a la formación en diversas materias relacionadas con el crecimiento personal y a la coordinación de proyectos de diversa índole.

A lo largo de estos años he aprendido que, mucho más importante que el éxito, tal y como lo entiende gran parte de la sociedad (prestigio, poder, dinero, influencia, etc) es vivir en coherencia y en armonía con los valores de uno mismo. Y que, cuando uno no vive de esta manera, siente un malestar en su interior que no le permite alcanzar la felicidad. Por eso, si hoy me pidieran un consejo, sería: descúbrete a ti mismo y vive en armonía con lo que es importante para ti. Eso te acercará a la felicidad.

Navitas for Change